La coordinadora del Proyecto de Protección Internacional del Hospital San Juan de Dios de León asegura que “se necesitan más ordenadores para que ninguno de estos niños y niñas se quede atrás”. Por ello, la campaña de ‘crowdfunding’ en la web Migranodearena (https://bit.ly/laeducacionsurefugio) persigue recaudar 1.058 euros para la compra de cinco dispositivos.

Más de la mitad de los menores refugiados –3,7 de 7,1 millones en el mundo- no asisten a la escuela, de acuerdo con el informe presentado por Acnur bajo el título ‘Reforzando la Educación de los Refugiados en Tiempos de Crisis’.

Por ello, junto a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Unicef, el Alto Comisionado de la ONU pide a los estados europeos que aumenten los recursos para garantizar que todos los niños refugiados reciban una educación de calidad porque “no es solamente esencial para sus propios futuros, sino también para el de las comunidades en las que viven”.

Algunos de los principales desafíos a los que se enfrentan son la falta de espacio en las escuelas, la inadecuada formación del profesorado, las barreras lingüísticas y el acceso limitado a servicios de apoyo psicosocial.

Los resultados del aprendizaje de los refugiados son más bajos cuando no reciben el soporte adecuado. No en vano, el número de niños y adolescentes nacidos fuera de Europa que abandonan los estudios casi es del doble.

En este sentido, su situación se ha visto agravada por el coronavirus, el estado de alarma y el confinamiento. Y es que este derecho –que en estos momentos se traduce en la garantía del “acceso universal” a internet en el hogar- se ha quedado para muchos en papel mojado.

“La crisis sanitaria del Covid-19 ha visibilizado la gran brecha digital de unos menores que tienen muchas dificultades para seguir su formación online”, explica Dolores Queiro, coordinadora de un Proyecto de Protección Internacional del Hospital San Juan de Dios de León (https://hospitalsanjuandedios.es) que, junto a su Obra Social (https://obrasocialsanjuandedios.es) ha lanzado una campaña de ‘crowdfunding’ en la web Migranodearena (https://bit.ly/laeducacionsurefugio) con el objetivo de recaudar 1.058 euros para la compra de cinco ordenadores portátiles convertibles en tabletas a la empresa leonesa Smart Dragon.

Estos equipos son reacondicionados al objeto de contribuir a reducir el impacto medioambiental que produce los componentes electrónicos. Además, con el fin de aportar su grano de arena a la campaña, Smart Dragon contribuye con un descuento del 15 por ciento.

La meta ha sido redefinida tras la recientemente donación de 15 tabletas Lenovo Smart Tab M10 con conexión a Internet 4G o Wifi por parte de la Fundación CEOE y Fundación Orange en el marco de una campaña que persigue enfrentar la “alta vulnerabilidad” de unas familias que, en la mayoría de los casos, son extensas.

“Hemos intentado asegurar la conectividad a internet de las familias, con el préstamo de seis tabletas, y mantener el contacto con sus tutores, pero se necesitan más dispositivos para que ninguno de estos niños y niñas se quede atrás”, precisa Queiro.

Sameer Kashkoush, padre de cuatro hijos en edad escolar, explica que “es muy complicado que todos hagan los deberes con un solo móvil”.

Este sirio, que acaba de empezar a trabajar en una peluquería de León, señala que “sobre todo Hadi, que estudia en el IES San Andrés, necesita urgentemente un ordenador para poder tener un buen futuro”.

Pero también a Jasmine y Mohammed, que están matriculados en el Colegio Público Antonio de Valbuena, el confinamiento les ha dejado descolgados. Máxime cuando aún no han sorteado la barrera idiomática.

Tras ayudar a una quincena de familias y ante la previsión de que lleguen siete nuevas a partir de junio, es urgente adquirir ordenadores y/o tabletas para que la escolarización de estos menores no se vea interrumpida.

La campaña se puede seguir en nuestros perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/hospitalidadsjd/, https://www.facebook.com/hsjdleon), Twitter (https://twitter.com/HospitalidadSJDhttps://twitter.com/hsjdleon) o Instagram (https://www.instagram.com/hospitalidadsjd).

El Proyecto de Protección Internacional

La Orden Hospitalaria San Juan de Dios es una entidad fundada hace más de 500 años, que cuenta con 400 centros en 55 países para atender a las personas más frágiles de la sociedad. Solo en León su Proyecto de Protección Internacional ha atendido en lo que va de año a 85 refugiados (15 familias y 17 personas solas).

Una cifra que asciende a 446 personas si también se tiene en cuenta a Llar Sant Joan de Déu de Manresa y al Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos. Esta labor se realiza en el marco del Programa de Acogida y Protección Internacional que financia el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

#LaEducaciónSuRefugio